Panorama del ciclismo urbano en Latinoamérica: Chile

Comenzamos esta nueva serie de artículos para abrir la cabeza a lo que está pasando en el mundo de la mano de uno de los biciactivistas de mayor trayectoria mundial: Ricardo Jerez Aura con la realidad de la bici en el país anfitrión del Foro Mundial de la Bicicleta 2016.

ricardo_jerez
Ricardo Jerez Aura con su pistera en una foto de New Indie

“Las ciudades, pueblos y territorios han experimentado un fuerte crecimiento de zonas pobladas y variadas actividades económicas en las últimas décadas. Ello ha significado un gran desafío para los sistemas de transporte, que no estaban preparados para los requerimientos del nuevo escenario urbano. Congestión vehicular, contaminación ambiental, incremento de accidentes entre otros son fenómenos que aparecen asociados al crecimiento económico y la concentración poblacional de algunas capitales de Chile.

Dada la particular longitud de nuestro territorio hay toda una tradición sobre la movilidad de automóviles que nuestra geografía potencia. Por tanto existe una apreciación dispar en relación a la Movilidad en Bicicleta y la marcha a pié de los peatones.

En nuestra calidad de usuarios de las vías como Ciclistas Vehiculares hemos estado por casi dos décadas siendo regulados por la Ley de Tránsito N° 18.290 , pero precisamos básicamente que:

Primero somos Peatones, puesto que nuestro medio natural de desplazamiento es colocar un pie delante del otro. Durante los últimos años venimos asistiendo a la proliferación de toda una serie de documentos y directrices más o menos vinculantes que apuestan por la necesidad de apostar por Modos de Transporte más Sostenibles en las ciudades, como el Transporte Público, la circulación peatonal y la Bicicleta.

¿Pero están siendo debidamente resguardados los intereses de los Ciclistas? Algunas organizaciones recientes hablan de promover la Bicicleta en un amplio espectro, lo que no es necesariamente la Defensa de la Bicicleta y de sus usuarios, sin embargo la ciudadanía no detecta la diferencia y piensan que se trata de organizaciones de ciclistas, entonces las organizaciones que buscan persuadir a los No ciclistas que usen la BICICLETA van directamente a la construcción de Ciclovías y sus variantes como si ello fuera el fin último.

Pues nada más alejado de la realidad, puesto que el CICLISMO es mucho más que infraestructuras segregadas y señalética intimidatoria en vías y carreteras concesionadas, hay una creencia de que la Promoción de esta significa a toda costa ver un considerable número de ciclistas a como de lugar, pero SIN EDUCACIÓN de por medio, y en el último tiempo apreciamos las prohibiciones a la circulación de cicloturistas, ciclistas federados, grupos de pedaleros y ruteros en las autopistas concesionadas en áreas urbanas y rurales son presa de multas y detenciones, entonces donde queda expresado el derecho a la Libre Circulación en Territorio Nacional, la Ley para unos con notables ventajas y para los Ciclistas con notables desmedros.

¿Cuál es según la autoridad la premisa para NO dejar circular? Pues los riesgos asociados a velocidades, pero es en definitiva los Temores a Demandas Judiciales de accidentes causados por el requisito de pedalear en instalaciones peligrosas es el ki del asunto.

El automóvil es cada vez el diseño más notable de la modernidad, pero esta es la voraz, sucia, insegura, y sobretodo sanguinaria causa primaria de la afectación de la estabilidad del ecosistema planetario. Desde 1970 a la fecha el auto ha hecho desparecer de la faz de la tierra a entre 750.000 y 880.000 seres humanos (mayoritariamente jóvenes) y dejó heridos a entre 23 y 34 millones de personas (incluyendo peatones y ciclistas).

En Chile es cosa de apreciar cifras y ver como se ensalzan a través de los medios de comunicación los accidentes cada cual más espectacular para aumentar la sintonía, y las señales que la autoridad envía son por ejemplo, el haber autorizado con gran entusiasmo en Territorio Nacional el Rally Dakar con notables facilidades de logística y apoyo.

No ocurre así con nuestra notable actividad federada que para organizar Vueltas de Ciclismo debe incurrir a gestionar en una infinidad de estamentos gubernamentales para el desarrollo de la actividad dado que nuestro país se rige por las reglas y normas de la UCI (Unión Ciclística Internacional).

Tuve la grata experiencia de participar de las últimas dos vueltas de Ciclismo realizadas en nuestro país y puedo hablar con mucha propiedad de los notables e increíbles esfuerzos que realizan distintas asociaciones de ciclismo por mantener viva la actividad, pero allí no calzan ni ciclovías ni segregaciones, se requieren administraciones adecuadas a la escala real de cada ciudad, con velódromos en condiciones operativas y con calendarios acertados para promover en niños y jóvenes la competencia ciclística que tiene un notable historial de reconocidos pedaleros de corte local, nacional e internacional con destacados triunfos en Panamericanos y otros.

En el último tiempo ha habido notables ejemplos de esfuerzo y superación en las modalidades de Freetyle BMX, con unos 27 campeones mundiales de esta disciplina (7 de ellos de San Bernardo), Mountain Bike con Daniela Rojas por nombrar a una, y aquí como no mencionar a Berny Pizarro, considerada una de las mejores ciclistas del mundo en Downhill.

Entonces aparte de estas disciplinas están nuestros compañeros de causa, Skaters y Rollers, los cuales han tenido bajo la unión la concreción de skaterparks para su disciplina en alguna regiones del país, pero es increíble aún los espacios que les faltan y necesitan en el deporte sano y de convivencia que los aúna.

Las buenas voluntades necesariamente deben ir acompañadas de correctas medidas que permita interactuar a todos los modos de manera armónica, y por otro entender que las direcciones de Tránsito y Transporte como fueron concebidas en el siglo XX, ya cumplieron su ciclo. Tuvieron una primordial función en la administración del tráfico automotor y su poderoso parque.

El colapso del espacio público es evidente con una cuota de desorden, indisciplina y anarquía lo cual indirectamente ha generado hechos de violencia urbana y pobreza, entre ellos un alto índice de accidentabilidad. No es posible que Parques, platabandas y áreas verdes consolidadas en ciudades y territorios sean presa del vehículo particular para el simple estacionamiento, hoy el centro de atención es la Persona, en quién deben enfocarse los mejores esfuerzos y en aquellos pulmones verdes se debe decretar prohibición absoluta de ingreso de vehiculos y potenciar las caminatas, trote y bicicleta.

El Estado debe tener un enfoque distinto de los Programas de Movilidad, no bajo la premisa de Control y Organización de autos, la Movilidad es con las personas y el corazón es el Peatón, y parte importante de la Solución los ciclistas.

Para la reducción de accidentes y para la reforma del transporte, se requiere enseñar a los ciclistas cómo usar apropiadamente los caminos, el punto es preguntarse si promover el ciclismo servirá para practicarlo en los caminos con los mismos derechos y deberes de los conductores de vehículos, o, por el contrario, para poco a poco obligarnos a pedalear en ciclovías y con menos derechos.

Los planificadores y urbanistas que trabajan en temas de movilidad urbana están de acuerdo en establecer el radio de acción teórico de la bicicleta en 7,5 kilómetros, umbral bajo el cual se sitúa su capacidad de captar viajes urbanos. Por muchas infraestructuras ciclistas que se construyan, su uso urbano se ve abocado al fracaso ante el incesante aumento del tráfico motorizado, entonces ningún Plan de Fomento va a resultar si no va a la par con programas de desincentivo al automóvil, cosa que a la fecha se aprecia en forma muy tímida.

Para que se produzca esta percepción de la movilidad en Bicicleta es imprescindible el impulso de los entes municipales que tienen que empezar a pensar en ésta como una alternativa real de medio de transporte cotidiano. La mera construcción de ciclovías no es suficiente para desarrollar el potencial ciclista latente en la sociedad, esta necesitará complementarse con programas educativos y sólo tendrá éxito cuando vaya ligada como estrategia a Calmar el Tráfico, lo que nuestro país requiere no es una Ley de la Bicicleta, si no que se requiere un PLAN DIRECTOR DE LA MOVILIDAD para el territorio de la República.

FMB5

Un nuevo horizonte se avizora para el primer semestre del año 2016 con el Foro Mundial de la Bicicleta en Chile en que se deben discutir este y otros temas que vayan encaminando a nuestra América a alianzas para el desarrollo del ciclismo en ambientes urbanos, plataformas barriales y sociales para el Modo No Motorizado y un cambio radical de las políticas públicas en pueblos, ciudades y territorios.

Nos vemos en la confraternidad bicicletuda!”

Ricardo Jerez Aura – Muévete Santiago

Autor Invitado

Loading Facebook Comments ...