Las lecciones que dejó el 5to Foro Mundial de la Bicicleta

Pasó otro foro, asistimos y te contamos ahora los aprendizajes para Mendoza y Argentina



Delegación argentina

Para Mendoza

Portada

Nuevamente nos encargamos de poner a Mendoza en el mapa del Foro Mundial de la Bicicleta con una oportunísima ponencia titulada “Hacia una profesionalización del biciactivismo” que nos dimos el gusto de compartir en Chile con buenos colegas biciactivistas latinoamericanos presentes como Mauro Mesa del “Colectivo Siclas” de Medellín, Colombia, Daniel Guth y André Soares de la “União de Ciclistas de Brasil” que está marcando el ejemplo de integración nacional entre las organizaciones y agrupaciones de su país.

Ha sido importante también la asistencia del Coordinador del Sistema “En la Bici” de la Ciudad de Mendoza, Javier Passera, quien participó de un “Seminario de Bicicletas Públicas” junto a referentes de Rosario y España. A nivel gobierno nuestra provincia no cuenta todavía con organismos específicos ni funcionarios formados en áreas de movilidad o de ciclismo urbano como si las hay en otras partes del mundo. Estos son temas nuevos todavía para nuestra cultura; como anticipáramos en el previo post, recién a nivel nacional se ha creado una Subsecretaría de Movilidad Urbana dentro del Ministerio de Transporte de la Nación, también hace poco nuestro colega Adrian Cena de la pionera agrupación “BiciUrbanos” se sumó al gobierno de la Ciudad de Córdoba en el área de Transporte y Tránsito como responsable de Movilidad no Motorizada. Para que los esfuerzos de gobierno continúen prosperando señalamos la necesidad de sumar profesionales idóneos en estas áreas y de la capacitación permanente de los mismos. Cualquier duda, léase el capítulo “Idóneos” del último libro del biólogo, periodista ambiental y autor Sergio Federovisky: “Argentina, de espaldas a la ecología”.

portada-a-todo-pedal-ices-bid-gehl-architects

Pese a esta modesta, pero significativa participación mendocina en este, uno de los grandes eventos de ciclismo urbano mundial, lo cierto es que Mendoza no logra relevancia a nivel internacional con la bicicleta; fuera de la Argentina es entre nulo y escaso lo que se conoce de nuestra provincia como destino bike friendly. Las reconocidas publicaciones del BID como “Ciclo-inclusión en América Latina y el Caribe” o la estrenada en el foro “¡A Todo Pedal!”, apenas la mencionan, y otras cercanas como RuedaLa se han encargado de mostrar los avances de la Ciudad de Buenos Aires o la de Rosario, de Mendoza ni una coma… Para que la provincia tenga visibilidad a nivel latinoamericano debe primero contar con buenos números para mostrar; porcentaje de desplazamientos en bicicleta, cantidad de km construidos de ciclovías, bicicletas públicas, espacios de estacionamiento… Los estudios de movilidad que comentáramos también previamente que ha encargado la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Territorial a un organismo externo, pueden ser fundamentales para esto. Como hemos dicho desde nuestros inicios, las condiciones para el desarrollo del ciclismo urbano en Mendoza son excepcionales, y si sumamos a las características ambientales y urbanísticas también las de una ruta del vino en bicicleta, tenemos un potencial enorme a aprovechar también en materia turística.


Para Argentina

Luego de los pocos argentinos que tuvimos la oportunidad de asistir al IV Foro Mundial de la Bicicleta de Medellín, la Argentina contó ahora para esta V edición con una numerosa presencia dada la cercanía con el país vecino de Chile. Y lo mejor de todo es que pudimos finalmente encontrarnos, escucharnos y compartir opiniones y experiencias de la labor que llevamos adelante como biciactivistas en nuestras ciudades. El proceso de integración nacional que comenzamos desde nuestra asociación en el 2015 para el foro y el “1º Encuentro de la Red Argentina de Ciclismo Urbano” celebrado en Mendoza para Noviembre pasado, pudo consolidarse con las reuniones mantenidas entre rondas de mates para las diferentes jornadas del foro.

UCB

Más allá del optimismo inicial, la red bautizada en modalidad de asamblea por mayoría de votos como “Asamblea Argentina de la Bicicleta”, tiene todavía el desafío por delante de salir del caos a un funcionamiento colectivo y organizado. Pese a tener realidades completamente diferentes, se ha optado por incluir en dicha asamblea a las organizaciones y agrupaciones de ciclismo urbano del país, junto a funcionarios de gobierno y empresarios de áreas afines. Por el contrario, otras redes latinoamericanas que ya han tenido un proceso de consolidación importante como la “BiciRed México” que ganó con decisión la postulación para sede del próximo foro en un gran esfuerzo colectivo, ha erigido su red en base a un principio netamente ciudadano; ni políticos ni empresarios pueden formar parte de la misma. La ya mencionada “União de Ciclistas de Brasil” ha realizado un meritorio proceso de integración organizado en Instituciones Actuantes, Empresas Apoyadoras, Instituciones Apoyadoras, y Patrocinios (derecha). La Argentina llega tarde a la constitución de su red, pero como hemos señalado en su momento desde nuestra asociación, esto nos da la oportunidad de aprender de los aciertos y errores de los colegas biciactivistas latinoamericanos con la experiencia de sus redes.

Párrafo aparte merece el verdadero fracaso que hay que asumir colectivamente ante la falta de postulación de la Argentina para sede del Foro Mundial de la Bicicleta. Pese a haber propuesto y defendido esto para el FMB4, el proceso durante el 2015 no se acompañó ni desde las organizaciones y asociaciones de ciclismo urbano, ni desde los organismos de gobierno con el encuentro realizado en Mendoza organizado especial y estratégicamente para tratar este entre otros temas, con lo que fue el “Pre-Foro Mundial de la Bicicleta Chile 2016” que se realizó con la presencia de nuestro colega y amigo chileno Ricardo Jerez Aura. El viaje es mucho más largo y costoso para la Ciudad de México (adonde ya sabíamos de antemano que se iba el foro para el 2017), y difícilmente la Argentina logre llevar una delegación tan numerosa como la que asistió al vecino país de Chile, algo fundamental a la hora de la votación de próxima sede al cierre de cada foro.

Para que siga creciendo el ciclismo urbano en nuestro país, que al fin y al cabo es el objetivo ulterior de todo esto, debe darse una mayor integración entre la sociedad civil, el gobierno y las empresas ligadas a la bicicleta. La realidad actual nos muestra que solo dos organizaciones de la Argentina responden al criterio formal de sociedad civil con personería jurídica; la pionera y fundacional ACU de Buenos Aires y nuestra ACUM, el resto son todas agrupaciones, lo que habla claramente de la fragilidad institucional de nuestra área, tema al cual nos hemos abocado de lleno en el encuentro en Mendoza o nuestra ponencia en el FMB5 compartiendo toda una serie de herramientas para mejorar esto. Y algo en común que han tenido las dos últimas sedes del foro, es que tanto Medellín como Santiago contaron con apoyo de sus gobiernos a la hora de postularse y de organizar sus respectivos encuentros. En la Argentina el apoyo del gobierno a las organizaciones y agrupaciones de ciclismo urbano es mínimo, llevar adelante una ONG es mucho más burocrático y hasta costoso que en países como Brasil por ejemplo, factor clave para el fortalecimiento de la sociedad civil que es necesario rever desde la normativa y las instituciones públicas. Y mención aparte para un empresariado argentino, que salvo honrosas excepciones, está muy lejos de responder a una Responsabilidad Socio-Ambiental Empresaria.

Esto no es ni más ni menos que un reflejo mas entre tantos de una sociedad argentina con profundas divisiones. ¿Lograremos desde el ciclismo urbano superar esto y unirnos con nuestra amada bicicleta trabajando mas conjunta y articuladamente? Ojalá.

Lucas G. Burgos

Loading Facebook Comments ...