Razones para mantener la ciclovía de la Av. Juan B. Justo

Hito del ciclismo urbano de Mendoza, el municipio capitalino anunció el proyecto de traslado de la vía ciclística. Te contamos en 3 puntos por qué la ciclovía debe mantenerse. Y mejorarse.


Ciclovía Juan B. Justo - WP cover

1 – Coherencia

Luego del puntapié inicial que fue la gran aceptación de la ciclovía de Godoy Cruz inaugurada en el 2011, la Ciudad de Mendoza asumió el desafío de sacar la bicisenda a la calle con un carril diferencial. Como casi toda obra innovadora, tuvo que sortear de entrada los obstáculos de los retrógrados de siempre. Los comerciantes de la zona, movilizados por un abogado de esos que viven haciéndole juicios al Estado, presentaron un recurso de amparo para impedir la realización de la obra, que perdieron en Mayo del 2012 cuando la Justicia dictaminó que “la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza ha actuado bajo sus plenas facultades, con todos los requisitos técnicos que se solicitan para la ejecución de la obra” 1. Celebramos. Ocho días después el municipio sorprendía con la inauguración de la ciclovía a manos del por entonces Intendente Victor Fayad, la misma no cumplía con los requisitos de seguridad que planteamos con el área de Planificación Urbana del municipio en un trabajo único de diálogo, consenso y cooperación institucional entre la Ciudad y nuestra asociación. Pese a todo, ahí estaba la pionera ciclovía redemocratizando el espacio urbano con una bicicleta que se ponía a la par de las vías del transporte motorizado en una vía segregada con una visionaria intención de unir el centro con el campus universitario de la UNCuyo y las estaciones de bicicletas públicas.

En el 2014 dos concejales de la oposición al oficialismo radical de la Ciudad de Mendoza presentaron proyectos similares en el Concejo Deliberante del municipio proponiendo el traslado de la ciclovía a la Av. Roque Saenz Peña. Primero fue Gustavo Senetiner del PRO, cuando escribimos nuestra recordada nota “La bicisenda de la Avenida Juan B. Justo, hito del ciclismo urbano de Mendoza”². Luego fue Dugar Chapel de la UCR disidente, ambos proyectos fueron desestimados por el municipio de Ciudad. Varios funcionarios de la municipalidad acompañaron nuestra defensa de la ciclovía, la cual nos encargamos también de señalar en reiteradas ocasiones su necesidad de mejora.

Sorpresivamente esta última semana de Julio el actual Intendente Rodolfo Suarez anuncia su traslado a la calle Avellaneda. El mismo municipio que la construyó y que la defendió todos estos años, ahora quiere destruirla y trasladarla. El mismo municipio que en años ha sido incapaz de generar espacios de estacionamiento para bicicletas, que tiene un decreto de habilitación en playas de estacionamiento que tampoco se ha encargado de hacer cumplir; a los ciclistas no se nos permite estacionar nuestras bicicletas allí y lamentablemente los robos de bicicletas en la vía pública no han parado ante un municipio que no brinda respuesta alguna ante esta, la primera necesidad de los ciclistas urbanos y usuarios de la bicicleta en la capital mendocina.

2 – Consenso

La ciclovía de la Av. Juan B. Justo fue un proyecto que contó desde sus inicios con un apoyo claramente mayoritario de la comunidad ciclística. Han sido pocas las veces en estos más de siete años de existencia de nuestra Asociación de Ciclistas Urbanos de Mendoza, cuando hemos tenido la oportunidad de participar de un proyecto como lo fue el de esta bicisenda. La Ciudad de Mendoza ha optado con Rodolfo Suarez por una gestión a contramano de los ciclistas urbanos mendocinos. Las obras realizadas por el Intendente a la fecha en relación a la bicicleta tienen un impacto mínimo sobre el tránsito, como lo son las bicicletas públicas del sistema “En la Bici” o las ciclovías de los paseos “Nicolino Locche” de Av. Mitre o el “Enrique Mosconi” de la Av. Houssay, obras que obedecen a un uso recreativo/deportivo de la bicicleta, no de movilidad, el mensaje es ambiguo… Confundir estos diferentes usos de la bicicleta es un error común que hemos visto en numerosas ocasiones en estos años por parte de funcionarios de gobierno que están lejos del conocimiento que una experiencia de usuario aporta como ciclista urbano. Hay un gesto claramente arrogante y por demás antidemocrático, en tomar decisiones unilaterales sobre el espacio público que usamos especialmente nosotros, los usuarios frecuentes de la bicicleta.

Señalamos también de gravedad la falta de transparencia de la encuesta señalada por el Intendente Suarez como convalidación de la propuesta de traslado, empleados del municipio que realizaron la encuesta con vecinos del área señalan que los resultados de la misma evidenciaron un apoyo mayoritario con claras señales de aliento a la permanencia de la ciclovía en la Av. Juan B. Justo. Pareciera que la “participación ciudadana” sólo llega a los canales públicos cuando los resultados de la consulta van en sintonía con la política del municipio…

Se pretende omitir algo claro para la ciudadanía: la obra anunciada por el municipio de Ciudad no cuenta con convalidación popular para llevarse a cabo. Y una democracia no puede ir en contra de la voluntad del pueblo.

3 – Turismo

Para terminar de comprender la trascendencia de esta ciclovía es preciso señalar la importancia que tiene para el ciclismo urbano la ubicación de esta senda ciclística en una avenida de atractivo turístico como lo es la Juan B. Justo. Es un error pensar las ciclovías solo para los mendocinos; siendo la bicicleta uno de los medios de transporte preferidos por los turistas que visitan nuestra provincia, en especial los turistas internacionales.

Subyace todavía en la elección de las calles elegidas por la Ciudad de Mendoza el criterio “marginal” de la Dirección de Tránsito y Transporte que opta por arterias periféricas en lugar de calles centrales para las ciclovías. Ni las calles Necochea, ni Mariano Moreno, ni las nuevas proyectadas sobre Peltier o Morón revisten de demasiado atractivo turístico. Al turista hay que llevarlo a las calles lindas, iluminadas y seguras, a los sitios de interés turístico y a los negocios que le den trabajo a nuestra gente. Destruir la ciclovía de la Av. Juan B. Justo con sus cafés, restós y hoteles significa dejar de lado el potencial turístico que puede tener la Ciudad de Mendoza como destino “bike friendly” (ciclísticamente amigable). Una absoluta insensatez en una provincia que tiene actualmente al turismo como su primer eje productivo³.

Notas

¹. La Justicia rechazó que se frene la ciclovía en calle Juan B. Justo
². La bicisenda de la Avenida Juan B. Justo, hito del ciclismo urbano de Mendoza
³. El problema de Mendoza es que es muy mendocina

Imagen vía Recortes y Periodismo. Edición por ACUM

acum

Loading Facebook Comments ...